viernes, 24 de marzo de 2017

Derechos Humanos | Museo en Construcción 

Actividades libres y gratuitas, del 17 de marzo al 16 de abril


MARZO

·         Viernes 17
     18 - 20 hs. Inauguración de la muestra. Performances de Rosina Gungolo &   DesBandadas + intervención de Leandro Coccia + Música de Bloom Tumbá & Los Luiggi

·         Sábado 18
17 - 18 hs. Estado de Emergencia: femicidios, arte & política x Lucia Reissig

·         Martes 21
16 - 18 hs. Taller de Fanzine x Pan Tostado*

18 - 19.30 hs. "Ilimitada fantasía". Charla sobre arte infantojuvenil prohibido durante la última dictadura x Prof. Oscar Benítez Jara

·         Miércoles 22
16.30 - 18 hs. Historia: Mujeres de Ciencia. Narración de situaciones no reconocidas en su vida científica x Museo de Ciencias

·         Sábado 25
17 - 20 hs. Introducción al Cannabis medicinal. Reseña histórica, marco legal y charla debate con testimonios de nuestra ciudad + Expresión artística x Asociación Cannabis Medicinal Bahía Bca.

·         Domingo 26 
16 - 17.30 hs. Grooming. Entre todos nos cuidamos. Charla sobre cómo prevenir el grooming, dirigida a toda la familia x Dr. Mauricio del Cero, Lic. Juliana Cerritelli y Javier Luján (especialista en tecnología)

17. 30 - 19 hs. Poema colectivo. Taller literario para adolescentes y adultos x Prof. Ana Rosa Llobet

·         Martes 28
16.00 - 17 hs. Distintas formas de abordar la niñez x Dra. Belén Noceti

18 - 20 hs. Taller de Fanzine x Pan Tostado (continúa)*

·         Miércoles 29
18 - 19 hs. "¿A qué jugamos?" Taller de creación de juegos x Prof. Leandro Coccia. Destinado a niños entre 6 y 10 años*

·         Jueves 30
10 - 11.30 hs. Derechos humanos y educación. Charla destinada a docentes de todos los niveles educativos x Prof. Oscar Benítez Jara*

17 – 18.30 "Edad de imputabilidad. Análisis constitucional y práctico" x Agustín Pablo Saulnier (Abogado, Defensor Oficial del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil del Departamento Judicial de Bahía Blanca) y María Victoria Romanutti (Abogada, Auxiliar Letrada del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil del Departamento Judicial de Bahía Blanca)

18.30 - 20 hs. Reflexiones desde la antropología feminista a la violencia de género en la dictadura cívico militar x Dra. Graciela Hernández

·       Viernes 31
17 - 18 hs. Barrio Stella Maris: Entre el orgullo y la condena. Proyección de video y charla con los jóvenes realizadores x Equipo Técnico de Envión Stella Maris. Acompaña Luciana Pasquaré


ABRIL

·         Sábado 1
16.30 - 18.30 hs. Las mujeres en los medios. Una perspectiva de género es posible (y urgente). Taller x Lic. Mariana Nicasio

18.30 - 19.30 hs. Educación para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir. Charla x Soccorristas en Red
  
·         Martes 4
18 - 19 hs. Derechos de la mujer y el niño al momento de nacer. Charla x María  Eugenia Dümmig

·         Miércoles 5
 18 - 20 hs. "Barricadas de palabras". Textos escritos en la tormenta. Poemas y textos de Leonardo Herrmann. Presentación a cargo de Mario Ortiz. Música del dúo de guitarras, Simón Palacio y Conrado Lanusse.

·         Jueves 6
18 - 19 hs. Cómo el deporte cambió mi vida x Angie Loyola
La ex jugadora y actual entrenadora de voley del Club Independiente no cuenta cómo el deporte influyó de manera positiva en su vida cotidiana y le posibilitó proyectar un futuro alentador.

19 – 20 hs. Radio abierta: Despertando en Nuevo Amanecer x Taller Hospital de Día

·        Viernes 7
16 - 18 hs. Radio Urbana en vivo: Ballotage versión museo

18 – 19 hs. Mujeres y voluntariado: dinámicas de organización x Missing Children Bahía Blanca

·         Sábado 8
16.30 - 18 hs. Que tus derechos no se queden en el papel. Una tarde de impresiones impresionantes x ¡Prende! Taller de serigrafía de Ferrowhite & Envión Boulevard Saladero

18 - 19 hs “La cocina es un problema”. Charla abierta para pensar desde experiencias concretas las prácticas, derechos y representaciones de la mujer x el Museo del Puerto

·        Domingo 9
17 - 18.30 "Medios: contra el olvido y el silencio". Charla x Alejandra Santucho y Anahí Junquera, representantes de HIJOS Bahía Blanca

18.30 - 20 hs “Escritoras locales: invitación a una lectura colectiva” Coordinado x Melisa Depetris y Natalia Canova
  
        Miércoles 12
16 - 17.30 hs. "Yo no sabía absolutamente nada de lo que estaba pasando". Lecturas sobre las relaciones entre régimen militar y sociedad en el cine posdictatorial x Lic. Ana Inés Seitz

18 hs. Charla a cargo de integrantes del Equipo interdisciplinario del Servicio de asistencia a víctimas de violencia vincular de la Defensoría General Departamental. Lic. En Trabajo Social Daiana Kolman, Lic. en Psicología y Peritos Jorge Pontet y Anahí Martínez y Abg. Roxana Lorenzo.

·        Sábado 15
17 - 18.30 "El pueblo que no quería ser gris y la bahía que no quería ser blanca." Taller para niños entre 7 y 12 años sobre la obra de Beatriz Doumerc y Ayax Barnes*

·        Domingo 16

16 - 20 hs. Autocultivo de Cannabis terapéutico. Taller de cultivo invernal y preparados medicinales x Asociación Cannabis Medicinal Bahía Bca.

jueves, 9 de febrero de 2017

Convocatoria Pared exterior 2017


Fecha de cierre: 30 de abril

Para las propuestas de intervención se deben tener en cuenta las siguientes condiciones:
- La técnica debe ser pintura y los materiales serán proporcionados por el museo. En el caso de que la propuesta requiera utilizar algún otro material, correrá por cuenta del artista. La pared exterior mide 6 metros de alto por 6 metros de ancho.
- Pueden enviar propuestas individuales o colectivas, artistas o grupos. En el caso de que el o los artistas no residan en Bahía Blanca, el museo no proporcionará pasajes ni viáticos.

-Deben enviar un boceto y de ser necesario, una breve descripción de la obra. Este material debe enviarse por correo electrónico a mbamac.bahiablanca@gmail.com con el asunto “Pared Exterior”, en formato pdf o jpg, acompañado de los datos personales del artista: nombre y apellido, teléfono y domicilio.

- Las obras seleccionadas permanecerán aproximadamente dos meses, por lo que se seleccionarán tres propuestas y una suplente.



martes, 3 de enero de 2017

Sobre Acopio de Agustina Quiles, por Jorge Moyano

Acopio

Allí donde esté tu tesoro,
allí estará también tu corazón”
MT. 6, 21

Las acciones de acumulación son una suerte de proyección íntima y singular que siempre revelan algo de lo que está en juego en nuestra existencia. Se acumula sobre la base de lo que queremos ser en el futuro, o sobre cierta idea de próxima escasez que nos circunda a todos los humanos. Arrinconar elementos en el fondo de una cueva primitiva, juntar presas para el invierno, llenar un galpón de recuerdos inútiles en el presente, pero que nos permitirán futuras acciones en el próximo mañana. Un extraño mandato primario compartido con toda variable animal, guardar para después.  

La posibilidad de condensar el tiempo, o su paso, su devenir, convertido en recuerdos, puede apreciarse en infinidad de objetos dispuestos para tales fines, como en fotografías o videos. Condensar el tiempo invertido físicamente en la producción de una tarea resulta una ambición de otro orden. Hace falta que una cierta materialidad frágil y ambigua aparezca como soporte del registro. Y esa materialidad es elocuente sobre el propio deseo de perdurabilidad puesto en juego.


Los trazos continuos, densos, constantes, encofrados en un arcón de papel de seda. El azul cobalto como máximo tesoro. El tiempo invertido en una tarea, el cansancio de la mano y su frotar de pastel sobre la seda, cierta desproporción en la fuerza, son todo lo que queda dentro de las arcas.
Algunos dirán que no es mucho, para otros es todo lo que hay, todo lo que se tiene. Lo que llena los propios graneros, que alimentarán la propia existencia.   


Jorge Moyano
Tutor BRA2016

martes, 27 de diciembre de 2016

El Atelier Botánico - Ediciones del ärea educativa


Disponible para leer online o descargar "El Atelier Botánico".
Un bestiario fantástico llamado "El Atelier Botánico" realizado con los niños y niñas del taller a lo largo del 2016. Se trató de un taller itinerante, que visitó ciertos lugares de Bahía Blanca, conoció otras experiencias y se fue configurando en esa vivencia de ir y venir.


jueves, 15 de diciembre de 2016

Sobre ARPA Filial Bahía Blanca, por Jorge Moyano

I
Hay espacios que funcionan por fuera de los círculos habilitados, diríamos oficiales. Revisten una clandestinidad atractiva y necesaria para convocar a todo tipo de personajes, que atravesados por la misma extra oficialidad, buscan permanentemente esos lugares para ser, o para desplegar su constante búsqueda. El taller montado en calle Bolivia para la duplicación de obra y para el copiado o restitución de obras, tiene algo de esta convocatoria, que a su vez lo habilita fuera de la oficialidad. En un par de horas en el lugar uno se siente parte de esa necesidad da habilitación que seduce y que nos mueve a crear espacios, una y otra vez. Había algo en mí en esa tarde que me tenía ansioso, esperando la hora  y la dirección en la que se desarrollaría el encuentro. Es que generar un espacio colectivo, en donde juntarse a hacer algo, nuevo, a medio camino entre la habilitación y lo secreto, ahí en ese lugar entre lo cierto y lo ficcional instala una curiosidad que arde.


Además está el asunto de los personajes, de los que atraídos por el mismo pulso, van a dar a lugares como estos, a cebarse mates o buscar que se yo que alimento para la propia producción. Esos personajes también convocan y tal vez por eso son pensados en este proyecto como mano de obra, como obreros puros, porque hay un gozo en tenerlos cerca, haciendo cosas para poner en marcha la duplicación, la restitución. Habrá que ver como se relaciona el hecho de que una especie de generación contemporánea del arte se ponga a trabajar en esta obra tan reivindicativa, con ese reclamo o necesidad de esclarecimiento que porta la misma generación, que podría haber vivido de manera distinta el encuentro con las obras que le fueron negadas. En este punto me parece fundante esa ausencia de obras, ese reclamo, después de tanto tiempo de ver los catálogos ajenos repletos de obras que podrían haberse visto en persona, no queda otra que la restitución física, real, presencial.
La tarea del taller parece imposible, es imposible. Aunque no lo sé, no termino de entender si los actores perciben esta imposibilidad, si la temen o si gozan en ella. Porque el mismo proyecto fue concebido como una restitución originada en la derrota de un concurso anterior, que habiendo sido ganado, finalmente perdió. La cantidad de obras es gigante, pero mirándolas en el catálogo uno se muere de ganas de verlas, de tenerlas frente a uno, y si pensamos en que podría haber sido así, dan ganas de robarlas, de poseerlas, de traerlas de vuelta. En cierto sentido la imposibilidad es uno de los ejes del trabajo de ARPA, pero asumido en términos que aún no logro calificar, esa imposibilidad no asusta, más por el contrario, genera un cierto humor cercano al deseo. El deseo como instancia de lo humano por ocupar el lugar de la constante falta, el hueco intapable, también es amigo de la imposibilidad. Habrá que forzar, como siempre, esa imposibilidad, habrá que ver qué movimientos genera ARPA para inventar mecanismos y funciones, contactos y disposiciones, que permitan hacer de lo angustiante de los plazos, el mecanismo mismo de la restitución.



II
¡Luche y vuelven los 90!

Toda restitución trabaja detrás de los hechos, detrás del tiempo. En sí misma es una acción en contra del tiempo pasado, o de los acontecimientos que en un tiempo dado marcaron algo, expresaron cierta cuestión con la que en el presente no se acuerda. La restitución es, en cierto modo, una rebeldía y se mueve por canales, casi siempre, contra hegemónicos, y se encuentra con obstáculos casi siempre, hegemónicos. Como la restitución contiene dentro suyo el germen de la denuncia, moviliza fibras y para de puños a los espectadores.
¿Por qué hay tarea de restitución para ARPA? ¿Por qué hace falta su intervención? La respuesta va gestándose en la medida que las obras se reproducen. Parece que cada una de ellas revela un nuevo significado sobre el dolor de su ausencia en el patrimonio bahiense, con cada obra que se restituye en el taller se está un poco más cerca de tocar y de mirar lo que nos fue privado y que podría haber estado en nuestras consciencias más vivamente. El camino de la re apropiación no es institucionalmente fácil, se vive como amenazante por parte de los cuidadores del patrimonio. Lo patrimonial es un tesoro y todo lo atesorado se protege, como el oro preciado. La oficialidad atesora, defiende y en ciertas ocasiones comparte, aunque la preservación es más conservadora que socializante. La restitución de ARPA es socializante, es reparadora, y por su tal apertura incomoda a las instituciones tesoreras del arte. Esto hace que algunas llamadas telefónicas se vean enrarecidas, algunos contactos y discursos cuidadores de las obras perdidas se vuelven viscosos e indefinidos, acentuando el tiempo político actual, que asegura metas incomprobables, para semestres venideros.
Parece que en alguna medida la restitución es un reclamo que los integrantes de ARPA se debían desde que comenzaron a formarse, a convertirse en artistas y docentes. Hay una conciencia tal de la privación de cierta parte del arte, que hacía falta volver a estudiar las obras, aún con más detalle que antes. Había que detenerse en las dificultades técnicas, aprender todos los métodos, todos los lenguajes del patrimonio que no fue, y masticar las materialidades, con esa voracidad que sólo la privación y la falta suelen encender. Una pregunta circula en el ambiente del taller ¿Qué tipo de artistas seríamos si nos hubiésemos formado, crecido, frente a estas obras? ¿Qué nos quedó fuera de alcance, en esas obras que evadieron nuestra ciudad?


La memoria contiene datos que pueden operar como motor restitutivo, fuerzas y posibilidades de evocación a las que apela la existencia. El recuerdo de los 90 como década fatal en términos políticos y  laborales constituyó el eje de campañas y el foco de discusiones durante varios meses para nuestro país. Misteriosamente, el marco de existencia social actual, hermanado íntimamente con el de las políticas y decisiones prodigadas durante los años 90, ofrece el escenario indicado para la restitución de ARPA. Parecería el momento indicado para volver al estudio de las obras y de los artistas de la década perdida, el mismo pantano y la misma atmósfera incierta sobre el mañana, como punto de encuentro con las obras y los creadores de lo incierto.
La falta opera como marca, falta en la piel de los arrebatados de los 90, restituyentes creadores, y falta en los privados de esta ciudad, evocadores a contra tiempo, de una política visual de privaciones. De la falta surge la exégesis, como necesidad y como reconstrucción del camino emprendido por los autores sagrados. En los encuentros de trabajo de ARPA los exegetas estudian los catálogos de los 90 como Biblias Sagradas, miran con lupas y proyectores los detalles y dimensiones de las obras, como enfrentándose a los rollos del mar muerto. En efecto, en esas hojas satinadas pueden encontrarse antecedentes, inicios y paternidades inconscientes sobre el nuevo testamento del arte contemporáneo.
Jorge Moyano
Tutor BRA2016

martes, 6 de diciembre de 2016

Sobre S/T de Cecilia Taybo, por Jorge Moyano


Una delicadeza imparable.
El grupo parece funcionar teatralmente, o al menos como armando una escena teatral. Una cierta búsqueda escenográfica recorre la casa, como un fantasma, porque no se dice mucho, pero habita los movimientos del grupo.
La claridad necesaria para dirigir una escena de teatro, concebirla en horas y transmisible al resto de los asistentes. Hay una atmósfera dentro de Cecilia que no parece plenamente cerrada, pero genera un impulso en las manos del que monta y de quien mira por la lente de la cámara, tratando de retratar eso, el aura de un instante.


Parece que si dan con la escena precisa la maqueta quedará poblada de ausencias. Es eso, un trabajo de médium, de encontrar sugerencias fuertes que pasen a ser presencias ciertas y pesadas en el espectador. La simulación de un ambiente puede ser más real que cualquier otra cosa, ese montaje en escala diminuta, hace que uno vea las cosas más claramente, que la mirada de gigante lo ocupe todo y se pose frente al mismo Real, en el tamaño de una mesa o dentro de un reproductor de dvd.
La misma tarea de atmósfera, de astronauta, se percibe dentro de la casa, y se lleva dentro de uno por un rato, favorecida por la noche fría y por la distancia que tengo hasta llegar a casa. Llegando al puente Colón me paro frente a la esquina de La Luna, y me prometo a mí mismo hacer lo imposible para restaurar el cartel, con neón y todo.


Ya que toda la cosa conduce a una reflexión sobre la intimidad habrá que hacer algo en el Mac como para poder reforzar esa búsqueda. La intimidad, como recorte temporalmente pasajero, efímero, se mide en turnos. Hay que mantener esa tensión mínima y feroz de soledad y comodidad pasajeras que provocan los turnos, porque en esa tensión son lo que son, en el hueco que dejan esos goces vive el deseo. La exposición de la intimidad, estacionada en una cama sobre el pavimento, continúa con una insinuación provocativa, pero en una medida apropiada, que genera más deseo que satisfacción.

Estos ensayos sobre la intimidad nos hacen preguntarnos sobre las posibilidades del cuerpo como el escenario material más elocuente para lo erótico.  ¿Son los cuerpos todo? ¿Qué lugar ocupan las fijaciones en la teatralidad de lo erótico? Puede ponerse el erotismo en juego sin la necesidad de los cuerpos, o de los sujetos? Una cama tendida moviliza tantas imágenes como la duda infantil sobre lo que sucede dentro de los espacios reservados para el sexo. La fuerza de una prenda interior colgada en una soga, un perfume en el cuello, la soledad del estacionamiento, la intimidad está más en la mirada que ningún lado. La intimidad se porta en la búsqueda del sujeto, es delicada y no puede ser detenida.

Jorge Moyano
Tutor BRA 2016

Sobre Casa intermitente II, por Jorge Moyano

Casa intermitente II
de Marcos Calvari y Florencia Silva
Todo es entusiasmo de concepción en las palabras de los marplatenses. La obra es tan clara en la mente de los sujetos que uno quiere que comience ya mismo la convocatoria.
Las acciones de Casa Intermitente empiezan a gestarse sobre un aserradero condenado a la muerte arquitectónica y civil en una ciudad frente al mar. La condena no se cuestiona, se acepta la soga puesta al cuello, pero se resignifican los tiempos, y el cuerpo agónico del edificio permite la entrada de nuevos términos para lo que quede de vida en el espacio. Las mismas pretensiones de reorganización del tiempo y de los plazos operan sobre la convocatoria que Casa Intermitente ofrece al interior de la Bienal. Se convoca a diferentes artistas a que formen parte de una selección, aunque no hayan sido seleccionados por el jurado de premiación. Es decir, se rompen las reglas y se ofrecen otras desde la legalidad misma del concurso, y en ese gesto se convida a otros de los frutos del saqueo, se agranda la entrada de la casa museo y se lleva a nuevos niveles de participación a la Bienal misma…


Resulta sencillo verse envuelto en un cronograma de actividades que parece crecer y crecer. Desde el comienzo de la propuesta las acciones invitan a ser parte de tareas y los gestos que parecen estar al alcance de la mano de cualquiera, tan al alcance de las manos que inquietan. Las posibilidades del proyecto son las de una ventana, que se abre en medio de una habitación sitiada por la imposibilidad. En algunos casos lo imposible, lo que impide, es la falta de elementos, de posibilidades de concreción, la falta de tiempo. Lo imposible es la intemperie que existe en determinados momentos en los que uno cree que no se puede hacer nada, como cuando pesa sobre un sitio una promesa de demolición, de remate, y el camión de mudanza espera en la puerta. El proyecto se ubica en ese sitio de desprotección que ofrece la falta de espacio, se para con tranquilidad en el páramo de un campo que no tiene nada, sabiendo que en algún rincón aguardan las acciones que pueden dar una nueva materialidad a las cosas…


Si bien la falta, la ausencia de velos, suelen generar angustia, en el caso de este proyecto se opera desde ese reconocimiento de fisura y se convoca al resto de los participantes a la conformación de un proyecto colectivo para la tensión de los límites, para el otorgamiento de sentido a un espacio al borde de lo institucional. La proyección de las acciones de estos artistas se basa en la creencia de que las posibilidades y significaciones son más densas y sólidas cuando son construidas por una mayor variedad de sujetos, otorgándole otro consenso y otra visibilidad. La angustia que produce la falta de un lugar, la realidad de no tener una sala propia, no es reprimida, se asume con cruda desnudez, pero se comparte con otros desde la intermitencia de obras y artistas circulando por el espacio creado.



La materialidad de ese lugar que conecta a ambos museos desde su patio, desde su espacio sin edificar, deja en claro que los lugares son concebidos antes por sus funcionalidades que por sus materialidades. La sala es montada sobre perfilería delgada y nylon traslúcido, casi una membrana que permite todo tipo de vinculación con el afuera, apenas asegurando cierta impermeabilidad para las obras….


Jorge Moyano
Tutor BRA 2016