viernes, 24 de abril de 2015

Taller de Arte Orgánico / Laboratorio vivo

Arrancó el Taller de arte orgánico con la inauguración de la Sala Taller en un sector del María Luisa. Habitar un espacio - antes de muestra - y activarlo hacia la producción fue una muy buena iniciativa para empezar el año en movimiento.
El primer encuentro se realizó un jueves lluvioso, lo que nos permitió conocernos, armar unos estuches / cartuchera con banners inutilizados de muestras anteriores, luego de recorrer la textura de las xilografías de Ofelia y mirar los videos del mural de Rep. La tarde nos llevó a preguntarnos un montón de cosas:
¿Qué es un almácigo? ¿Qué nos gustaría hacer en el taller? ¿Cómo vamos a construir el invernadero? ¿Y el espantapájaros? ¿Por qué los chistes verdes no son chistes sobre verduras y hortalizas?


El encuentro siguiente nos encontró con un sol hermoso e integrantes nuevos. La futura huerta movilizó a todo el Museo: con la ayuda de Massi, Natalia y Juliana, para la tarde ya teníamos nuestro terreno limpio y rastrillado. Los chicos también estaban ansiosos: los "viejos" explicaron a los "nuevos" qué es para ellos el museo, qué vieron el jueves anterior y de qué se trataban las muestras así podíamos ir rápido al patio.


Con nuestro prometedor rectángulo de tierra limpio miramos el panorama: las naranjas van cayendo, las paltas ya casi están, el cactus grande promete flores. Empezamos.


La primer etapa de la huerta fue quitar de la tierra algunos restos de gramilla de forma manual.Tamizando con las manos logramos sacar yuyos y restos de raíz que en futuro podrían haber entorpecido nuestros cultivos. Manuel prefiere ver cómo se modifica el color de la tierra con el paso del rastrillo, Martina nos cuenta qué bichos le dan asco, Valentín se tira de panza ahora que podemos porque aún no hay nada sembrado. Cuando todo queda "mas o menos bien" dejamos este trabajo de lado ya que lo vamos a tener que retomar un ratito cada encuentro. En un costado del patio encontramos muchas piedras y las subimos a la carretilla. Proponemos que sea el cerco / muralla de nuestro terreno.


Luego de quitarles la tierra, armamos colores para avivar nuestra cerco. Guiados por el Azul Traful y el Rojo Pasión empezamos a pintar cada piedra. Al finalizar, las colocamos de forma envolvente en cada arista de nuestra futura huerta, donde ya nos permitimos imaginar aromáticas, frutos, hojas verdes que se desparraman y otras que trepan.


Para los próximos encuentros nos quedamos planeando muchas cosas: si podemos escribir una falsa anécdota "tirando cualquier verdura", quién va ser la abuela que nos venga a contar este cuento, si podremos construir ilustraciones de híbridos inspirados en el Animalario del profesor Revillod, cómo haremos las regaderas que junten agua llovida y qué pasará cuando se encuentren los integrantes de la segunda edición del Proyecto Cosecha con lo que se coseche en nuestra huerta.


El Taller de arte orgánico está pensado como un laboratorio vivo y móvil de experiencias, como un proceso de trabajo vivencial con tiempos y períodos de crecimiento; pensando como conversación las prácticas que nos dará la huerta y las actividades vinculadas al arte. Se llevará a cabo hasta Noviembre de 2015, los días jueves a las 17,30 hs, de forma gratuita para niños de 7 a 12 años.
Todavía quedan cupos y muchas ganas de recibir integrantes nuevos.
Para inscribirse o consultar, a: areaeducativa@gmail.com
¡Los esperamos el jueves que viene!