sábado, 28 de marzo de 2015

Seleccionados BNA 2015


















Los Museos de Arte:MBA-MAC de Bahía blanca tienen el agrado de informar, que de un total de 114 proyectos recibidos de todo el país, el jurado conformado por Virginia Agote, Marcelo Marzoni y Diego Figueroa ha seleccionado 4 proyectos para ser financiados, desarrollados y expuestos, más cinco menciones de esta Bienal Nacional de Arte 2015.

Los cuatro proyectos seleccionados por el jurados son:

Agustina Mihura - Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Alexis Minkiewicz - Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Juan Rey - Ciudad Autónoma de Buenos Aires

JARDIN DEL DEVENIR

Nicolas Radano - Ciudad Autónoma de Buenos Aires

 
Las cinco menciones que otorga el jurado son:
(pueden ser votados por el público)

LA ADOPCION DE LA VIGILIA
Damian Linossi - Córdoba

CUANTO ES EL TIEMPO
David Lopez Mastrangelo - Ciudad Autónoma de Buenos Aires

LINEA CAIDA TITULO PROVISORIO

Gaspar Acebo - Ciudad Autónoma de Buenos Aires

DISIDENCIAS DE UN RELATO
Mariana Ferrari - Tucumán

ENVIDIA
Ninja - Bahía Blanca



Ahora es tu turno de elegir al quinto proyecto

Hasta el 30 de abril, ingresando a la web oficial de la BNA2015 o viniendo a los Museos de Arte: MBA-MAC, en el SUM, vas a poder leer todos los proyectos y votar uno.

Participá con tu voto seleccionando el quinto proyecto que será financiado, desarrollado y expuesto en la BNA2015.

Cuando hayas elegido tu favorito, dale ME GUSTA, logueándote con tu cuenta de Facebook, y ya está, estás apoyando uno de los proyectos.

¡Gracias por participar de la Bienal Nacional de Arte 2015!


El jurado estuvo integrado por:

Virginia Agote
Buenos Aires,1969. 

Estudió en el Colegio Northlands, y es egresada en artes del Instituto Regina Paccis y de la Escuela Superior de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón de la Universidad de Buenos Aires.
Residió en Nueva York del 1996 al 2000, donde trabajó en varios proyectos artísticos y curso estudios en artes plásticas, gestión cultural, arte contemporáneo.
Trabajó en docencia en artes visuales e historia del arte y en proyectos independientes de curaduría, en investigación en la Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad y en Casa FOA.
Realizó varios proyectos museológicos como el Museo del Inmigrante, el Museo de Santa Catalina, el Museo Graffigna del vino en la provincia de San Juan entre otros.
Realizó la curaduría de importantes exposiciones en Argentina, Londres y Francia entre las que se destaca la investigación y exposición sobre “Jean Michel Frank, creador de un estilo” realizada en el Museo Nacional de Arte Decorativo de la ciudad de Buenos Aires, en el Centro Cultural Villa Noailles” de la ciudad de Hyeres, Francia, y en la Galería “Plus One” de Londres.
Fue jurado de importantes premios y becas de nivel nacional y participó en varios encuentros, Congresos en Argentina y en el exterior.
Reside en San Juan desde 2006 donde creó el Centro Cultural Conte Grand. Fue directora del complejo Auditorio Juan Victoria de San Juan desde el año 2008 al 2010.
Desde el año 2007 es Directora del Museo Provincial de Bellas Artes Franklin Rawson de la Provincia de San Juan, que inauguró su nueva sede en octubre de 2011.

 


Marcelo Marzoni
Bahia Blanca, 1960. 

Egresado del Magisterio en Artes Visuales y de la Tecnicatura en Diseño Gráfico de la Escuela Superior de Artes Visuales de Bahía Blanca. En esta ciudad, trabajó como docente de plásticas y en 1989 ingresó en el Museo de Bellas Artes. En 1994 participó de la apertura del Mac, Museo de Arte Contemporáneo, donde desarrolló diversas actividades: visitas guiadas, producción y montaje de muestras y programación de extensión cultural, hasta el año 2003. Durante esos años se desempeñó también como productor y actor de teatro.

En 2003 participó de la apertura del Espacio Fundacion Telefonica, dedicándose hasta la fecha a la producción, diseño y montaje de muestras de arte y tecnologia. Trabajó con artistas como Jim Campbell, Rafael Lozano Hemmer, Daniel Canogar, Antoni Muntadas, Eduardo Kac, Mariano Sardón y Francisco Ruiz de Infante y con curadores como Luis Camnitzer, Christine Van Ascche y Arlindo Machado, entre muchos otros. Dirigió la restauracion de la obra Minuphone de Marta Minujin y organizó muestras de arte y tecnologia en Bahia Blanca y Rosario.

Paralelamente, realiza trabajos de diseño y montaje de exposiciones de manera independiente.

 


Diego Figueroa  
Buenos Aires en 1975. 

Entre sus últimas exposiciones individuales se destacan las realizadas en el Museo de Arte Contemporáneo de la ciudad de Bahía Blanca (2008), en el Centro Cultural de España / Bs. As. (2009) y en la Galería Braga Menendez de Bs As. (2011). Muba (2014)

Formó parte de diversas muestras colectivas tanto en Argentina como en el exterior del país.

Participó de premios y salones y obtuvo entre otras las siguientes distinciones. Mención Premio Palais de Glace a la Nueva Pintura Argentina, Bs. As.(1997) Tercer Premio, Salón Nacional de Santa Fe (1998). Gran Premio de Honor V Salón Nacional del Mar, Mar del Plata (1999). Segundo Premio. Salón Nacional de Salta. Museo De Bellas Artes. Salta. (2001) Primer Premio Telecom. Arte Ba. Bs. As. (2001) Primer Premio Fundación la Capital, Museo Castagnino, Rosario (2003) Premio Igualdad Cultural (2013) Segundo Premio, Bienal Nacional del Consejo Federal de Inversiones (2013)

21 105 – Significación y re – significación de los espacios de la memoria



 



















                                                          por Valeria Luini, área comunicación



21 - 105, hoy 21 – 116, es un proyecto de investigación de archivo y creación de dispositivos estéticos que abordan la lectura del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, su historia.

El material que utiliza el artista se desprende de los archivos y espacios relacionados con la dictadura militar de 1976, focalizándose en el espacio concreto de la ex ESMA.

El tema es inabarcable en su totalidad, el artista realizó su recorte valiéndose de las posibilidades retóricas de la imagen y seleccionando los retratos de las mujeres víctimas de la dictadura que pasaron por el Centro Clandestino de Detención de la ESMA. Estas mujeres no sólo estuvieron detenidas, dieron a luz a sus hijos allí. Cirulli utilizó los registros públicos de Abuelas de Plaza de Mayo y seleccionó 21 mujeres y sus retratos fotográficos. Además se entrevistó con representantes de HIJOS, asociación Madres de Plaza de Mayo y Asociación Abuelas de Plaza de Mayo. Cirulli menciona la importancia de esas entrevistas: hacer presente a la víctima.

Su obra se realiza, de esta manera, a partir de un importante trabajo de archivo. En su libro el artista explicita los abordajes teóricos a partir de los cuales piensa la obra artística: Anna María Guasch y su concepto de “paradigma del archivo” que pone en juego las implicancias temporales de las propuestas de archivo en el campo del arte, estableciendo nuevas relaciones temporales entre pasado, presente y futuro; Jacques Derrida y su visión del archivo como el “ahora” de cualquier forma de poder ejercido en cualquier lugar o época, o Michel Foucault, entre otros. A partir de estos abordajes teóricos encontramos en Cirulli un concepto de historia abierto y en constante construcción: “la historia (…) no es la suma de documentos sino de las preguntas que uno plantea a los mismos”. La historia es entendida desde la relación del hombre con el mundo y con sus semejantes, su modo de ser, pensar y sentir, y no, simplemente, como una narración de los acontecimientos. Este concepto de historia atraviesa su obra y la vincula, así, con las esferas más amplias de la sociedad o la política.

Su obra va a permitirnos la pregunta sobre cómo construimos la historia y la memoria y la función de la imagen y del arte en este contexto.

El proceso artístico mismo es visto como un proceso, un trayecto, un camino de descubrimiento que significa para el artista “un acto de transformación y re-simbolización” de su andar.

Cabe mencionar que el nombre mismo que se da a la obra es “móvil”. Si bien 21 es un número fijo, un recorte arbitrario: las mujeres que dieron a luz en la ESMA (aunque sirve de disparador para leer referentes como el número que simbolizaría la mayoría de edad, según menciona el artista), 105 o 116 son un número, un nombre que se transforma, depende de cada hijo recuperado, es un número con referencia al pasado, anclado en el presente (llevamos 116 hijos recuperados) y con una proyección esperanzadora hacia el futuro. La obra opera dentro de la dinámica de archivo abierto, el título requiere una actualización.



 
SU HIPÓTESIS

“Existe una relación dinámica con las imágenes que cada cultura construye. Huellas vivas que se hacen presentes en un contexto físico y temporal, donde cada comunidad y cada lector particular desarrollan significaciones y re-significaciones”

El desarrollo de la obra 21 116, su forma de “habitar” a través de una experiencia artística los espacios de la memoria, abre un camino de posible re-significación personal y comunitaria de esos espacios.

 
SU CAMINO

Cirulli evoca la importancia de su camino artístico en el lugar donde se sitúa, observa el andar que se fue construyendo tras sus pasos, su devenir, y destaca algunos trabajos:

Hongos, trabajo realizado entre 2008 y 2010. A partir de la elaboración de imágenes con vestidos infantiles que tenían historia, que habían sido utilizados, genera una serie de pinturas, luego confecciona un vestido para una niña de tres años con retazos de tela de ropa propia que utilizaba para limpiar sus pinceles, monta este vestido entre dos vidrios para comenzar a observar, con el correr de los días, el crecimiento de hongos. Esta obra puede considerarse como una apertura a su idea de arte como experiencia de proceso, de trabajo abierto que, lejos de concluir, abre caminos con el paso del tiempo, nuevas lecturas posibles.

Huellas de Juan, esta obra es una pintura a la que considera antesala de 21 116.

Huella, un nuevo experimento con el montaje, corre la pintura de la pared, la ubica en un lugar central del hall, se la recorre.


 
LA HUELLA

La huella es pensada como un enigma que nos interpela, algo que no es algo fijo, que no se decodifica de una vez y para siempre. Cirulli genera dispositivos de lectura a partir de los cuales cada lector generará vínculos nuevos.

En su concepción de la imagen, esta tiene la capacidad de hacer que nos veamos y nos entendamos en un proceso de asunción de lo propio. Las tensiones que puedan darse en este proceso no pueden resolverse, deben integrarse.


 
EL TIEMPO

 
LA HISTORIA DESCENTRADA

“El tiempo como lazo afectivo” es subjetivo, en contraste con las concepciones más lineales y progresistas: el tiempo, su velocidad, se da, o se percibe a partir de los sucesos que encierran y la conexión afectiva que poseen con la persona o grupo involucrado. Cirulli concibe al tiempo como materia social.

Va a volver sobre su concepción de historia no lineal, como relato de acontecimientos, sino siempre inacabada, móvil, re-significada. A su vez, vuelve al concepto de archivo en constante movimiento.

Así, podemos entender al arte como parte fundamental de la historia, como constructor de relatos. 






 



















EL ARTE-ARCHIVO

Como exponente del arte contemporáneo, que tiene un marcado interés por las zonas de frontera, por las “zonas de convergencia”, la obra de Cirulli se inscribe en un límite entre el arte y el archivo, habita ese límite.

 


















LA OBRA

SALA 3 del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti: allí se instalaron las telas, las caras de las mujeres, en tarlatán de 236 x 100, pintados con látex, son cinco capas de tela que en la superposición conforman la imagen. Se disponen colgadas del techo, separadas de la pared para permiten una visión tridimensional.

SALA 2 del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti: caja símil embalaje dentro de la cual está la caja de luz donde se disponen los fotogramas. 500, en negativo; los hijos recuperados, en positivo.


 
CONCLUSIÓN

Diego, como argentino, menciona haberse sentido siempre interpelado por el pasaje obscuro de nuestra historia que representó el terrorismo de Estado vivido en la Argentina en el período entre 1976-1983. Con la apertura de los edificios de la ESMA en 2004 y la inauguración del C.C.M.H Conti en 2010, comienza un proceso de re-significación que continúa hasta hoy.

El edificio, según indica, le generó una gran movilización a nivel personal, por su peso social y por las imágenes que le evocaba. Tensiones, encrucijadas que empezaron a salir a la luz en su memoria. Comienza, entonces, un recorrido en ese lugar de ausencias y presencias, de hendiduras, abordando sus propias imágenes del pasado y dando vida a imágenes que se activan en el presente.

En su proceso de investigación encontró huellas vivas, latentes, que lo interpelaron “desde una dinámica de ausencia y presencia propia de la imagen”.

Cirulli piensa al edificio de la ex ESMA como un “monumento vivo” en el que acontece un tiempo simultáneo, como en la imagen, donde, al abordar la memoria y las significaciones que ella guarda, se aborda el presente y el futuro, “lo que es y lo que puede ser, de nuestro imaginario cultural”.

Su obra, situada allí, sus dispositivos, se activan. “La huella viva se vuelve imagen evocadora de futuro, de nuevas significaciones posibles”.

La imagen, mediante la operativa del arte y puesta en el espacio de la memoria del C.C.M.H. Conti “puede desarticular el tiempo, la narrativa de la historia y su imaginario cultural, generando nuevos vínculos que posibiliten la re-simbolización del espacio”.




Diego Cirulli nació en Bariloche, Río Negro. A los pocos meses, sus padres se mudaron a la ciudad de Buenos Aires donde reside actualmente. Es egresado de la carrera de Artes Visuales (IUNA) con orientación en Pintura. Complementó sus estudios con maestros como José Rueda y José Alberto Marchi, entre otros.

Realizó diversas muestras a nivel nacional en centros culturales y galerías, como también a nivel internacional en Mato Grosso (Brasil), Alicante (España) y París (Francia).

En los últimos años obtuvo premios y distinciones en diferentes concursos. Trabaja en el taller de escenografía del Teatro Colón desde el 2005 y dirige el taller de arte Kalós donde dicta clases, trabaja como ilustrador y realiza su obra.

La obra 21 116 significación y re-significación de los espacios de la memoria fue declarada de interés cultural por la Secretaría de Cultura de la Nación



jueves, 26 de marzo de 2015

Taller de arte orgánico / laboratorio vivo







Taller de arte orgánico / laboratorio vivo
(para regar el pensamiento y germinar ideas)

//// Gratuito con cupo limitado ////


El taller de arte orgánico / laboratorio vivo se desarrollará de forma anual, con un mismo grupo de hasta 20 chicos de entre 7 y 12 años, cada jueves de 17.30 a 19 h. desde del día 16 de abril hasta el 27 de noviembre de 2015.


La idea de hacer un taller de arte y adjetivarlo “orgánico”, nos permite pensarlo como un laboratorio vivo y móvil de experiencias, como un proceso de trabajo vivencial con tiempos y períodos de crecimiento.


El hilo conductor de todas las experiencias será la construcción de una mini huerta orgánica en el patio de los museos, a partir de la cual se inferirán acciones específicas al desarrollo de la misma (cuidar, regar, cosechar, inventar un invernadero) y experiencias vinculadas al arte.



Consultas e inscripción:
areaeducativamuseosdearte@gmail.com

lunes, 16 de marzo de 2015

La semana mundial de los museos






























Del 23 al 29 de marzo de 2015, instituciones culturales y museos de todo el mundo son invitados a la fiesta de la cultura en Twitter. Los Museos de Arte: MBA-MAC estarán presentes en la #MuseumWeek 2015.

Historial y perspectivas

Impulsada por una docena de instituciones culturales y museos franceses, en colaboración con los equipos de Twitter, la #MuseumWeek 2014 atrajo a 630 museos de toda Europa. En 2015, la ambición es doble, ya que se trata de dar una proyección mundial a este evento dedicado a la celebración de los museos y de aglutinar a un público cada vez más amplio, y todo de un modo lúdico y participativo.

Principios de la segunda edición

En la estructura del calendario semanal siguiente encontrará plasmadas diversas líneas de acción:

● 7 días y 7 temáticas, compartidas por todos los participantes de distintos lugares del mundo;

● Cada temática es extrapolable a las especialidades de las distintas instituciones (arte, ciencia, historia, etnografía, etc.) y lo suficientemente amplia como para abarcar a todo tipo de público;

● Durante la semana, las temáticas promoverán los intercambios online, para luego el fin de semana estimular la participación de los visitantes.

● Se favorecerá la interacción entre instituciones, incluido a nivel internacional, y con el público de visita en los museos.


Lunes, 23 de marzo #secretsMW

Presente al público el día a día de la institución, lo que se cuece de puertas adentro o quizá algún que otro secreto bien guardado.

Martes, 24 de marzo #souvenirsMW

Invite a su público a compartir los recuerdos de su visita, ya sean objetos (fotos, imanes, tazas, libros, postales) o contactos y momentos memorables. Aproveche también la ocasión para destacar los productos estrella de las tiendas del museo.

Miércoles, 25 de marzo #architectureMW

Cuente la historia del edificio y sus jardines, el barrio y los lugares emblemáticos. Otra manera de presentar su institución bajo un ángulo distinto.

Jueves, 26 de marzo #inspirationMW

Anime al público a "mirar" a su alrededor y captar contenidos relacionados con su especialidad. El arte, la ciencia, la historia, la etnografía...nos rodean dondequiera que estemos. Y gracias a los smartphones, la creación está al alcance de todos.

Viernes, 27 de marzo #familyMW

Presente al público todas las ofertas disponibles para que la visita escolar o en familia sea todo un éxito: in situ (contenido online, espacios especializados, audioguías, talleres, visitas guiadas…) o por internet (informes pedagógicos, catálogos, juegos). E incite al público a compartir su experiencia.

Sábado, 28 de marzo #favMW

¡Y lo que más nos ha gustado del museo es...! Anime a los visitantes a compartir sus contenidos favoritos mediante una foto, un vídeo o la aplicación Vine. Aproveche la ocasión para valorizar los puntos fuertes de la institución (obras, dispositivos, espacios, etc.) y utilice Twitter como herramienta de ayuda a la visita.

Domingo, 29 de marzo #poseMW

Invite a los visitantes a utilizar el museo como el telón de fondo de un gran escenario. Poses, memes, selfies...deje que el público haga suyas las instalaciones. ¡Estimule la participación movilizando al personal de la institución!

Recomendaciones generales

● Prepare desde ahora el evento perfeccionándose en la utilización de Twitter. ¿Todavía no dispone de cuenta en Twitter? Nunca es demasiado tarde para crear una.

● Puede participar en este proyecto con independencia del tamaño de su institución y sus recursos. Para participar basta con 1 tuit al día… aunque seguro que no tardará en picarle el gusanillo.

● Movilice a los implicados: personal, visitantes, artistas… todos pueden aprovechar la ocasión para celebrar su entusiasmo por el establecimiento y la cultura en general.

● Estimule la participación de su ecosistema (escuelas especializadas, entusiastas, blogueros influyentes) y/o celebridades locales o incluso nacionales.

● Identifique las instituciones francesas e internacionales en Twitter, y considere la opción de intercambios cruzados o interdisciplinarios durante el evento.

lunes, 9 de marzo de 2015

Derechos Humanos y memoria en los Museos de Arte: MBA-MAC


            “La memoria vivida es activa: tiene vida, está encarnada en lo social – es decir, en individuos, familias, grupos, naciones y regiones-. Éstas son las memorias necesarias para construir los diferentes futuros locales en un mundo global”[1]




Los Museos de Arte: MBA-MAC vienen trabajando en actividades y muestras sobre memoria y Derechos Humanos hace más de 15 años. El objetivo estuvo puesto en reflexionar, dialogar y siempre trabajar con distintos actores, ya sea porque hayan participado directamente en movimientos de derechos humanos o porque hayan estado relacionados desde otros campos con el tema.  La primera de estas actividades se realizó en febrero de 1999 con la inauguración de la muestra "Identidad", organizada por la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, el Centro Cultural Recoleta, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y el Museo de Bellas Artes de de Bahía Blanca junto a los artistas Carlos Alonso, Nora Aslan, Mireya Baglietto, Remo Bianchedi, Diana Dowek, León Ferrari, Rosana Fuertes, Carlos Gorriarena, Adolfo Nigro, Luis Felipe Noé, Daniel Ontiveros, Juan Carlos Romero y Marcia Schvartz. Los artistas, ya no como individuos sino de manera colectiva, trabajaron sobre el derecho a la identidad en relación a los niños apropiados durante la última dictadura, para ello tomaron como soporte una serie de fotografías y unos espejos. 



A partir de 2005, los Museos de Arte MBA-MAC, destinaron el mes de marzo a la realización de actividades y muestras referidas a la defensa de los derechos humanos, tomando como eje el aniversario del golpe de estado de 1976  y comienzo de la última  dictadura cívico-militar.  Este ciclo se inauguró con la muestra gráfico- documental “Aquí también pasaron cosas”, referida al terrorismo de estado y sus consecuencias en nuestra ciudad, organizada por la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), junto con la  exhibición y actividades  organizadas por el Colectivo Etcétera. 


Grupo Etc. MAC, Museos de Arte, 2005.
Muestra APDH. MBA, Museos de Arte, 2005.
Grupo Etc. MAC, Museos de Arte, 2005.
"30.000" de Andrea Fasani. MAC, Museos de Arte, 2008.

      En 2012, se expuso la muestra organizada por “Arte - memoria colectivo”, grupo coordinado por Jorge González Perrín ; durante dos jornadas se convocó a  realizar una obra colectiva con la imagen del rostro de David “Watu” Cilleruelo, estudiante de la Universidad Nacional del Sur (UNS), asesinado por la Triple A  en 1974,  en uno de los pasillos de dicha universidad. Esta obra luego fue montada en el hall central del edificio de la UNS, donde continúa hasta el día de hoy.

"Arte, memoria, colectivo", MAC, Museos de Arte. 2012.
Muestra "30 años". MAC, Museos de Arte, 2013.
Muestra de la APDH. MBA, Museos de Arte, 2013.
Proyección de "La Escuelita", Museos de Arte, 2013.
"Pañuelos blancos. Amor, resistencia y lucha". MAC, Museos de Arte, 2014.
Muestra de la APDH, MBA, Museos de Arte, 2014.


La muestra de la APDH se repitió todos los años entre 2007 y 2014, en las salas del Museo de Bellas Artes y en algunas ocasiones, en el SUM de los museos. En 2006, fue acompañada por la  proyección del video “Hijos, el alma en dos” y la teatralización de  los poemas de Mónica Morán,  maestra, artista plástica, titiritera y actriz bahiense, detenida- desaparecida en 1976.  En 2007  la APDH organizó junto a su muestra la proyección de  dos películas: “Cazadores de utopías” y “Un muro de silencio”.  En 2008, en las salas del Museo de Arte Contemporáneo, se presentó “30.000” una instalación de Andrea Fasani ; en 2009 y 2010, “Ser [es humano] s” , una muestra colectiva de artistas locales .  


"Arte, memoria, colectivo", MAC, Museos de Arte. 2012.


"Arte, memoria, colectivo", MAC, Museos de Arte. 2012.

En marzo de 2013 el equipo de los Museos de Arte: MBA- MAC organizó una muestra participativa y en coautoría con una serie de actividades. En “30 años” se trabajó sobre la pregunta ¿Qué hicimos en estos 30 años de democracia?, se buscó que  complementara con la muestra de la APDH que en esta oportunidad había incluido el registro fotográfico de lo que fue el primer juicio de lesa humanidad realizado en Bahía Blanca durante 2011 y 2012. Es así que la sala principal del MAC se transformó en una gran línea de tiempo que señalaba acontecimientos políticos y culturales, nacionales y locales. Esta línea contextualizaba el material de archivo que distintos artistas, poetas, gestores culturales y personas que se habían interesado en la temática, fueron trayendo a los museos y se fueron incorporando a la muestra.  “En el MAC nos preguntamos qué hicimos en estos 30 años de democracia a partir de talleres, de charlas-debate, un archivo de objetos y una muestra -instalación que hacemos entre todos porque el ejercicio de pensarnos genera un movimiento que se continúa”[2]. Una de las ideas eje era plasmar en el espacio, con objetos, prensa, fotos, flyers y todo tipo de material, lo que significó la apertura democrática en nuestra ciudad, representada por la “Feria de la Cultura”[3] y cómo ese espíritu se continuó durante estos últimos treinta años de vida democrática


Durante el mes se realizaron cuatro charlas debate en torno a cuatro ejes: cuerpo, espacio, memoria y voz.  A su vez, en el espacio más pequeño del MAC funcionó una sala de video en la que se proyectaron continuamente documentales y cortometrajes[4].  La pared exterior del MAC fue intervenida por integrantes del equipo de los museos, con la pregunta ¿Qué hicimos en estos 30 años de democracia? Y se colocaron lápices sostenidos con tanzas para que los transeúntes completaran la intervención. Para el cierre, en los jardines de los museos se estrenó la película “La Escuelita”, dirigida por Rodrigo Capriotti.


En 2014, se convocó a las agrupaciones  H.I.J.O.S., Abuelas de Plaza de Mayo filial Bahía Blanca, y al público en general, para que intervinieran pañuelos blancos en forma de triángulos, referenciando el símbolo utilizado por las Madres de Plaza de Mayo desde 1977. Estos pañuelos formaron parte de una muestra durante un mes y luego fueron instalados en la sede del Instituto Cultural de Bahía Blanca.

"Pañuelos blancos. Amor, resistencia y lucha". MAC, Museos de Arte, 2014


"Pañuelos blancos. Amor, resistencia y lucha". MAC, Museos de Arte, 2014


"Pañuelos blancos. Amor, resistencia y lucha". MAC, Museos de Arte, 2014


 En 2015 los museos exhibieron una de las muestras que ofrece el programa de itinerancia del Centro Cultural por la Memoria Haroldo Conti. Es así que se presentó la instalación "21 116" de Diego Cirulli, un proyecto que comienza en 2010 cuando el artista empieza a investigar en los Archivos de Abuelas de Plaza de Mayo. Se trata de una serie de retratos que corresponden a las 21 mujeres que dieron a luz en cautiverio en el Centro Clandestino de Detención ESMA.  116 es el número de  nietos recuperados hasta el momento de la muestra. 


"21 116", de Diego Cirulli, 2015.

"21 116", de Diego Cirulli, 2015.

"21 116", de Diego Cirulli, 2015.

En 2016 el museo trabajó en una  muestra colaborativa en la que participaron gran cantidad de artistas, museos de diferentes partes del país  y diversas instituciones. "Derechos Humanos. Museo abierto y en acción" se trató de una muestra en  permanente construcción. La muestra se complementó con una serie de actividades: presentaciones de libros, performances y proyección de videos.

"Derechos Humanos. Museo abierto y en acción", 2016.

"Derechos Humanos. Museo abierto y en acción", 2016. 

"Derechos Humanos. Museo abierto y en acción", 2016.

"Derechos Humanos. Museo abierto y en acción", 2016.

Presentación del libro "Profeta del genocidio" a cargo de sus autores Lucas Bilbao y Ariel Lede. 2016.

De esta manera, los Museos de Arte: MBA-MAC forman parte de las actividades que se organizan en torno a la conmemoración del 24 de marzo, contribuyendo a la construcción de la memoria a través del arte y de la acción



La memoria y el problema de su representación

       En las últimas décadas del siglo pasado comenzó a reflexionarse acerca de los hechos históricos en los que la violencia fue protagonista: el bombardeo de Guernica, los fascismos en Europa, la Shoá, Hiroshima y Nagasaki, las dictaduras latinoamericanas. La reflexión estuvo acompañada, en muchos casos, por demandas de justicia, aunque también apareció el fenómeno del no olvidar: el problema de la memoria y su representación fueron centrales. Siguiendo a Andreas Huyssen, se trata de “un giro hacia el pasado que contrasta notablemente con la tendencia a privilegiar el futuro, tan característica de las primeras décadas de la modernidad del siglo XX”[5]. A su vez, en casi todos los casos hablamos de una memoria ejemplar, en los términos de Tzvetan Todorov, una memoria que se proyecta hacia el futuro pretendiendo que lo ocurrido no vuelva a suceder. Esto implica, si pensamos en la esfera pública, aprender del pasado, derivar de él “lecciones que puedan convertirse en principios de acción para el presente”[6].

      El hito fundamental del siglo pasado a través del cual comenzó a reflexionarse sobre el problema de la memoria y luego sobre su representación, fue sin duda la Shoá. Este episodio se transformó en un ícono para pensar la violencia contra la humanidad y, de esta manera, sus formas de representación sentaron las bases de los debates que surgirían luego al reflexionar sobre la memoria o las memorias del terrorismo de estado desatado en el cono sur. Los discursos culturales locales, se entrecruzaron con los globales; no se trató de imitación sino de una apropiación creativa de lo global para redefinir, para producir nuevas formas de lo local. Esto representó una novedad iconográfica y político –cultural, pero sobre todo un desafío. El principal problema se presentó a la hora de elegir un lenguaje apropiado que pudiera dar cuenta de la magnitud del horror. En el caso de las memorias sobre el trauma social, el problema recae sobre la distancia entre el objeto de representación y la representación misma, en su materialidad. Los debates siempre giran en torno al eje de si es posible o no lograr una “imagen” de los que no están. Algunos plantean que se estaría intentando representar algo que es esencialmente irrepresentable. En este sentido, Ralph Buchenhorst[7] se pregunta si el arte contemporáneo dispone de medios expresivos para llevar a la representación una aproximación al hecho histórico traumático. Se plantea la dificultad de simbolización del asesinato masivo o del dolor de las víctimas. Asimismo, Horst Hoheisel afirma, refiriéndose al Holocausto, que todos los intentos “de encontrar una metáfora artística para ello dibujan nada más que una sola gran metáfora: la de la imposibilidad de representar y recordar el Holocausto a través del arte”[8]. Dentro de este mismo debate existen voces que postulan a la representación no sólo como posible sino como necesaria porque promueve la reconstrucción de la memoria; los vehículos (monumentos, libros, películas, obras de arte) de la memoria funcionarían entonces como objetos que nos interpelan desde el espacio cotidiano a recordar, a reflexionar y a no claudicar en las demandas de justicia. 






[1] Huyssen, Andreas. En busca del futuro perdido. Cultura y memoria en tiempos de globalización, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, 2001. p.38.
[2] Catálogo “30 años”. Archivo Museos de Arte: MBA-MAC
[3] “Entre los años 1987 - 2000 se desarrolló ininterrumpidamente en la ciudad de Bahía Blanca, la Feria de la Cultura, acontecimiento de características singulares impulsado de manera independiente por un conjunto heterogéneo de trabajadores de la cultura local. (...) La Feria congregaba el último fin de semana previo a la Navidad a narradores, escritores, músicos, bailarines, artistas plásticos, actores, alfareros y otras expresiones culturales provenientes de los circuitos `culto´y `popular´, en la Plaza del Sol del centro de la ciudad. (...) Llamaba la atención en ella la convergencia de representantes del arte ´culto` y `popular´, dos sectores tradicionalmente disociados en sus canales de expresión cultural”. Carrizo, Hugo Jorge. “Convergencia del arte`culto´y `popular´, democracia y participación popular en la Feria de la Cultura de Bahía Blanca (1987 - 2000) en La Feria de la Cultura de Bahía Blanca. Una construcción colectiva, Carrizo, Jorge y Victoria Corte (comp.), Fondo Municipal de las Artes, Bahía Blanca, 2013.
[4] Se proyectaron los siguientes videos: “El testigo”, realizado por la Fundación Alternativa Popular en Comunicación de Viedma; “Transformadora”, es una producción de Despertando a Lilith, realizado por Viviana Beker perteneciente a la agrupación Autoconvocatoria Mujeres, María Eva Rossi y Silvia Pascual; “La calle late”, “Watu…”, “El lunar en Bahía” y “Bahía sitiada”, realizados por alumnos de colegios secundarios en el marco del proyecto Jóvenes y Memoria; “El instante que viene, el instante que se va”, con textos de Galeano, Calvino, Martí, Pizarnick y Urondo, leídos por Mirta Colángelo y con música de Ricardo de Armas.
[5] Huyssen, Andreas. Op. Cit. P. 13.
[6] Jelin, Elizabeth, Los trabajos de la memoria, Buenos Aires, Siglo Veintiuno, 2002. P. 58.
[7] Buchenhorst, Ralph, “¿Qué forma tiene la memoria consensuable? Sobre el intento de ilustración del genocidio”, en Discutir el canon. Tradiciones y valores en crisis. Actas del II Congreso Internacional de Teoría e Historia del Arte / X Jornadas CAIA, Buenos Aires, septiembre 2003.

[8] Hoheisel, Horst, “Algunas reflexiones acerca del arte de la memoria y la memoria del arte”, en Lorenzano, Sandra y Ralph Buchenhorst (comp.), Políticas de la memoria. Tensiones entre la palabra y la imagen, Buenos Aires, Gorla, 2007.p. 121.