martes, 11 de julio de 2017

Empezó Proyecto Cosecha


Empezó Proyecto Cosecha. Sigue siendo eso que pensamos en 2013, un proyecto, una idea que se va concretando y modificando en cada edición, es intrínsecamente proceso: para los que lo gestamos y para los que participan. Cosecha es eso también, una propuesta que se completa con los que participan. Cuando curamos otras muestras somos nosotros los que seleccionamos las obras; en Cosecha abrimos el juego a que otros sean las obras y a que propongan sus propias micro curadurías en cada espacio de taller. Cosecha hace que se conviva con la inquietud del otro, con la respuesta y la pregunta del que tengo al lado o en frente.


El sábado 1 de julio nos juntamos para que cada uno de los integrantes del gran taller que es Cosecha, se presentara y contara cómo iba a ser su forma de habitar el museo en estos 45 días que nos quedan por delante. Empezamos el recorrido. Fuimos de a uno, espacio por espacio.

Romina Tejerina

Ana Laura Amante

Romina sacó de una caja varias imágenes de aves transferidas en telas y un libro de lienzo que funciona como catálogo de especies que habitan el estuario de Bahía Blanca. También nos mostró la arcilla que utiliza, material que proviene de la ría, ecosistema de esas aves que cataloga. Seguimos con Ana Laura, nos contó sobre su relación con la naturaleza. Vivió en Sierra de la Ventana, su relato nos trasladó a los refugios, la nieve, el blanco, el frío. Todo eso aparece en su obra. Piensa en los árboles y en la sombra que proyectan.

Iñaky Susbielles

Agustín Palma de Euromamma

Iñaqui,  se apoya sobre su mesa de dibujo y empieza a contarnos que piensa sus paisajes muchas veces desde su trabajo como arquitecto. Le interesa incorporar personajes ficticios que se parecen a humanos, uno solo por obra. Ayuda a entender la escala. Tiene muchos pomos de óleo y un delantal rojo con manchas de pintura. El espacio de Euromamma es enorme, lleno de color, de texturas, muchos objetos, en la pared, en el piso, por todos lados. Agustín cuenta que cose, eso es lo que le interesa. Trabaja en la creación de prendas que no están pensadas para que un cuerpo las contenga, que seguramente no calcen bien, pero que a él le interesan como objeto construido desde la técnica de la costura. Esas prendas se complementan por oposición con las que sí están hechas de telas que pueden vestir un cuerpo; dice que son dos líneas de trabajo, que  tienen objetivos diferentes pero que se cruzan en algunos puntos.
Karen Garrote

Juan Pablo Carnero

Karen utiliza la pared como una gran pizarra, presenta algunas citas que funcionan como punto de partida para su proyecto, deja hojas en blanco, nos hace pensar que esto es sólo el comienzo, que durante los días de la residencia esos blancos se van a ir completando. También hay lápices, nos invitan a dejar mensajes. Todo es una gran pregunta para Karen: ¿Es posible una comunidad de artistas en el museo? ¿Es posible la convivencia? Juan trabaja como lutier pero ahora pensó en hacer obra, tres máquinas. Le interesa pensar la energía. El banco de trabajo que trasladó al museo es el primero que utilizó su padre, también lutier. 
Diego Enrique de Bahía Danza

Leo Perrotta

Bahía Danza piensa cómo se construye un archivo del cuerpo. Toma como estudio de caso las prácticas del grupo Caos en lo que hoy es el SUM del edificio del MAC. Las sitúa temporal y espacialmente. Leo se presenta como si él y sus herramientas de trabajo fueran un todo. Arma el trípode, acomoda la cámara y marca  el piso. Emplaza así su primer triángulo de cinta de papel, señala el espacio que ocupó la cámara durante el minuto que estuvo filmando. Se pone serio y explica la técnica, cómo va a repetir esta acción cada día y en cada lugar del museo. Se va a meter un poco adentro de cada espacio taller y también un poco afuera, eso es lo que le interesa. Un ojo que mire desde afuera, siempre desde los mismos lugares. Quiere registrar el habitar en el espacio del museo
Jorge Moyano de Laboratorio della folia

Agustín (Buchu) Sandoval y Camila Bresciano

Jorge coordina el Laboratorio della folia, un espacio de trabajo colectivo e interdisciplinario. Intentan trasladar y recontextualizar los talleres que dan en el Hospital de Día del Servicio de Salud Mental del Hospital Penna. En el espacio hay dos camas de hierro, sin colchón, un poco gastadas; también instaló tres mesas de luz del mismo material. Nos explica que ese objeto en particular es lo que a las personas que están internadas las conecta con el afuera, con su identidad: ahí conservan sus objetos personales. Nos interpela relacionando la locura con el arte y cómo a veces una acción en un contexto determinado puede constituir una obra o una patología psiquiátrica. Agustín (Buchu) y Camila armaron su espacio en un rincón de la sala. Agustín va a retratar a Camila, una modelo que va a ir cambiando de roles, de retratada a retratista.

Nicolás Rossetti

Espacio de Amanda Ravasi

Espacio de Juan Martín Larrosa y Araceli Márquez

Nicolás trajo un maniquí, un alfiletero y una cinta métrica. Va a recrear a través del vestuario, la figura de María Luisa, el nombre del edificio del MBA. Forma parte de un equipo con fotógrafos y  maquilladoras. Amanda va a realizar esculturas de animales muy grandes. Trajo una de ellas y armó su taller en la sala que da hacia la vereda. Juan Martín y Araceli, quieren analizar la relación entre el cuerpo (los suyos) y el espacio del museo. Se hacen preguntas que van a ir respondiendo a medida que transcurra la residencia: ¿cómo un cuerpo vivo dialoga con un espacio quieto? ¿Qué mueve un museo?
Empezó Proyecto Cosecha, los espacios del museo se van modificando a diario. No sabemos lo que va a pasar, no sabemos con qué nos vamos a encontrar cada día, eso es lo que nos moviliza.